viernes, 9 de junio de 2017

Aleatorio pago

Es terrible y es genial que nadie me pregunte por vos. No te das una idea de lo que extraño volvernos locos. Hoy Marilina dijo que qué lindo bardearse en pareja y después, sobre otro tema, yo dije que prefiero lo definido para mal que lo indefinido. También que odio lo casual. Un chico le dijo a Lu que estaba cansado y después se cruzaron en un boliche, ¿para vos el pibe se quiso morir? ¿Cómo desandan ustedes esas cosas? Encima ella estaba laburándose a otro chabón y cuando vio que entró este, el cansado, hizo cortocircuito y se bloqueó. Echaron a un perro policía por ser muy bueno, eso dicen en todos lados. Porque para ser policía no podés ser bueno, ¿vos hacés esa lectura o cuál? ¿Qué pensás de la policía? A mí me sale más decir yuta que rati pero me gusta más rati. En realidad no me es natural ninguna de las dos porque la palabra policía está buena. El pola en el audio de saludo de mi cumpleaños (Alexis dice que nadie copado dice “cumple”, yo no sé si disentir) me dijo muchas cosas lindas y al final remató con más poesía menos policía. Por ahí por eso me gusta. Les tengo cariño a las rimas y a los gerundios, eso ya lo sabés. Mi papá dice la cana. El otro día le dije que el barrio se había llenado de policía y me dijo “mejor”. No le respondí que no, que no lo es. Puede que en parte la policía, por defecto, me dé seguridad. Si empiezo a pensar eso vuelvo a lo del perro. Adoptaría al perro y le pondría Gorra para contarte la anécdota (y, claro, para tener otro perro).

El nombre de esta publicación iba a ser Dimes y diretes por lo obvio, pero no me gusta. Capaz sea porque ya no nos decimos nada. A mí me importan los nombres, eso también lo sabés.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Lo posible, lo probable, lo dado



Lo que nos mató no fue la rutina ni la erosión del amor.
Porque había amor,
tanto amor,
yo sé que había amor.

No fue tu mugre
ni mis exigencias o fastidios desmedidos
ni la falta de ganas de estar cerca
uno encima del otro
encima de uno
encima del otro.

No nos mataron los de afuera.

No fue tu relajo tampoco mis olvidos,
siempre hablamos desde el abrazo,
no sé cómo explicar,
siempre chateamos con nuestro calorcito,
aplaudimos la suerte de tenernos
y cuidamos lo posiblemente frágil de eso.
Lo probable.
Lo dado.

No hubo signos de exclamación de más
ni de menos.
¡No!

Las cosas que decir nos las dijimos. No fue eso.
Elegimos las batallas o abandonamos a tiempo.

Lo que nos mató
nos terminó de matar
para mí
fue esa fiesta
de alguien más o menos cercano
en la que no pasaron cumbia.


domingo, 23 de abril de 2017

Amor instantáneo

Esta mañana decidí
que quiero amor instantáneo.
Instantáneo es una gran palabra
porque tiene “tan-tan” en el medio
que es como la onomatopeya
de instantáneo.


Quiero abrir un saquito,
echar agua caliente,
quizás en una taza con abrigo.
Un abrigo de crochet
tejido por otro
y vendido a sobreprecio.
Está bien,
la taza merece calidez.
Pero pará,
porque con el agua
se va a morir de calor.
No, cómo le va a pasar algo a una taza.
Es una taza.
Se llena,
se lava
o se rompe.
No le puede pasar nada más a una taza.


Me preparo amor
en una taza monótona y acalorada
y me lo tomo.
Y de repente,
te juro,
no sé cómo,
pero de repente
el abrigo lo tengo yo,
yo que estaba en bolas
porque vivo en bolas
con una torerita crochet
con la cara de un gato.
Te juro, estaba en bolas y con el abrigo
juro mucho yo,
te juro
el gato
todo estirado en mis tetas,
no como cuando
decís tetas y es sensual
como cuando lo decís
sin corpiño y cenando de un tupper
cenando un enlatado,
arvejas y reducción de aceto
re cara está la reducción.
Y yo con las tetas apagadas,
con las tetas en la B.


Me tomo el amor
me quedo con el abrigo
y espero.
Pero la espera
no tiene onomatopeya en el medio,
cuando esperás estás
re en la ese
ssssssss
Re en la ese
Re en la ese
Te preguntás qué pasa
que no pasa el amor.
Re en la ese
hasta que pasás a la pe.
Que está ahí
en esa parte de la espera
no como onomatopeya pero como
sinécdoque.
¿Es sinécdoque?
Como sinécdoque
de Stop.